Caso Megaupload

Qué era Megaupload

Megaupload era un servicio de almacenamiento de ficheros que permitía a los internautas subir archivos (música, películas, documentos de texto, etcétera) que después podían descargar otros usuarios. El servicio contaba con un modelo básico gratuito que permitía subir archivos de hasta 2.048 MB y descargar contenidos no superiores a 1 GB. También contaba con una opción de pago o premium sin límite de subida, descargas de hasta 100 GB y ventajas como bajar varios ficheros de forma simultánea, todo ello por un precio de 60 euros anuales. Megaupload contaba además con la plataforma Megavideo, desde la que podían verse series y películas en streaming, sin necesidad de descargarlas. La web dice haber logrado más de mil millones de visitas (50 millones al día) y cuentan con más de 150 millones de usuarios registrados, lo que representa el 4% del tráfico global en Internet.

De qué se acusa a Megaupload

Un gran jurado de Virginia acusó el pasado 5 de enero de delitos relacionados con la propiedad intelectual y el blanqueo de capitales a siete responsables de la web, cargos por los que podrían ser condenados a décadas de cárcel. Sólo los cargos de conspiración para blanquear dinero y conspiración mafiosa contemplan penas de hasta 20 años de prisión. El Departamento de Justicia y el FBI calculan que las actividades de esta página web han supuesto perjuicios de 500 millones de dólares (unos 386 millones de euros) en derechos de propiedad intelectual. Además, durante más de cinco años han logrado 175 millones de dólares en beneficios gracias a la publicidad y a los pagos de los usuarios de cuentas premium.

Megaupload creó un sistema que premiaba a los usuarios que subiesen contenidos con un alto número de visitas

La imputación recoge que los responsables crearon un sistema mediante el cual premiaban a los usuarios que subiesen a las páginas contenidos con un alto número de visitas, lo que lograban a través de su popularidad en portales aglutinadores de enlaces. Usaban estas web al margen “para publicitar su contenido ilegal” y evitaban mencionar los contenidos en sus propios portales, incluso descartado de la lista que recoge los enlaces con mayores visitas los contenidos susceptibles de ser ilegales.

Además, los propietarios no eliminaron las cuentas de usuarios incumplidores con las leyes decopyright y acataban la norma retirando sólo “selectivamente” los contenidos denunciados por ilegales. “Por ejemplo, cuando alguien denunciaba que un archivo infringía la norma, los imputados desactivaban un único vínculo al archivo, dejando el contenido de forma deliberada y engañosa disponible para millones de usuarios”.

Qué medidas se han llevado a cabo

Un tribunal de Nueva Zelanda ha decretado prisión preventiva para el fundador del portal de descargas en Internet Megaupload, Kim Schmitz, reclamado por Estados Unidos donde ha sido acusado de piratería informática. El juez David McNaughton, del tribunal del distrito de North Shore, en la ciudad de Auckland, dictó que Schmitz y los otros tres directivos de la empresa quetambién fueron arrestados, permanecerán en prisión hasta que se produzca el falló a su petición de libertad bajo fianza en la vista fijada para el próximo lunes, informó la agencia neozelandesa APNZ.

Por otro lado, la Policía neozelandesa informó de que ha decomisado a los detenidos y a la empresa, bienes valorados en unos 4,8 millones de dólares (3,7 millones de euros) y unos 8 millones de dólares (6,2 millones de euros) depositados en cuentas abiertas en diversos bancos de Nueva Zelanda. El FBI ha cerrado 18 dominios asociados a Megaupload y ha realizado más de 20 registros en Estados Unidos, Canadá y Países Bajos que se han saldado con incautaciones de bienes por valor de 50 millones de dólares.

Reacciones a favor y en contra

En cuanto se conoció el cierre de Megaupload, los comentarios en las redes sociales se dispararon. Entraban tres tuits al segundo en la red comentando el cierre de #Megaupload, término que se colocó, por supuesto, al frente del ránking de los trending topics, los temas más comentados. La mayoría de las opiniones eran contrarias a la operación del FBI contra Kim Dotcom y sus compañeros responsables de la citada web de descargas. Al mismo tiempo, los expertos se lanzaban a realizar sus valoraciones a través de blogs y páginas web. Una de las reacciones más contundentes fue la del colectivo hacktivista a Anonymous, que respondió al cierre tumbando las webs del Departamento de Justicia de EE UU, de la productora Universal Music y de la Asociación Americana de la Industria de Grabación.

Anonymous respondío al cierre de Megaupload tumbando las webs del Departamento de Justicia de EE UU y de la productora Universal Music

Aunque las industrias discográfica y cinematográfica están a favor, casi mayoritariamente, del cierre de Megaupload, existen artistas que sí valoraban positivamente la existencia de dicho portal. Músicos y cantantes como Puff Daddy, Alicia Keys, Snoop Dogg, Jamie Foxx y deportistas como Serena Williams o Carmello Anthony apoyaron a Megaupload el pasado diciembre mediante un videoclip promocional.

A nivel nacional, políticos y representantes de la industria de contenidos han manifestado su alegría por el cierre de Megaupload. Fuera de Estados Unidos, una de las primeras declaraciones de satisfacción fue la de Nicolas Sarkozy, que ha felicitado a Estados Unidos por la medida y ha abogado por una “colaboración judicial y policial activa entre Estados” para combatir la piratería. En España, la Coalición de Creadores e Industrias de Contenidos, que agrupa a entidades como SGAE, EGEDA y Promusicae, ha dicho que acciones como el cierre de la página de almacenamiento y descarga de contenidos Megaupload conseguirán erradicar la piratería en Internet.

Los derechos de los clientes

Con el cierre del servicio, millones de usuarios han perdido multitud de documentos personales que no violaban la propiedad intelectual. Esto ha generado una gran indignación entre los clientes de Megaupload. Según ha dicho el abogado David Maeztu a 20minutos.es, la pérdida de los archivos de uso privado es un asunto grave. “Lo lógico sería que la administración judicial abriese un plazo para que la gente se pudiera descargar sus archivos privados.Y aun en caso de optar por esta medida, no podría ponerse en marcha hasta que se practicasen las pruebas periciales y eso llevará mucho tiempo”, explica Maeztu.

El portal de descargas se desentendía de cualquier tipo de responsabilidad en caso de interrupción del servicio

El abogado también ha puntualizado que, aunque es comprensible la frustración, si la empresa hubiera quebrado, la gente también habría perdido los archivos. “Además, la primera regla de la informática es tener duplicados de todos los archivos importantes, aunque estos se encuentren almacenados en el propio ordenador”, recuerda Maeztu.

En España, Facua ha pedido al Gobierno que actúe en defensa de los intereses de los ciudadanos españoles y reclame al Gobierno de EE UU que adopte las medidas necesarias para garantizar la recuperación de sus archivos privados. Por su parte la Asociación General de Consumidores, Asgeco, anima a los usuarios que hayan pagado por el uso de Megaupload a reclamar el reembolso proporcional de la cuota por los días durante los cuales el sitio web no sea accesible. Para ello es necesario reunir todas las pruebas (cargos efectuados a cuenta, correos electrónicos de Megaupload, etc.) con el fin de sustentar una reclamación contra la empresa ante las autoridades de consumo.

Sin embargo, en la lista de condiciones de uso de Megaupload, el portal de descargas se desentendía de cualquier tipo de responsabilidad en caso de interrupción del servicio. Tampoco se hacía cargo de los posibles daños o incluso pérdida material subido al servidor. También se reservaba “el derecho a modificar o interrumpir el Servicio en cualquier momento, temporal o permanentemente, previa notificación o sin ella”.

Las alternativas a Megaupload

Megaupload no era el único servicio de almacenamiento de archivos que existen en Internet. Aún hay otros portales que ofrecen servicios similares. Los más conocidos son Rapidshare y Fileserve. También son muy utilizadas Mediafire, Wupload y Hotfile. Varios expertos han manifestado sus sospechas sobre la posibilidad de que estas páginas se conviertan en los próximos objetivos del FBI.

Las leyes antipiratería

El cierre de Megaupload genera nuevas dudas sobre los polémicos proyectos de ley antipiratería que se debaten estos días en Congreso y Senado. “Está claro que no es necesaria más legislación”, ha explicado a 20minutos.es el abogado David MaeztuEra cuestión de tiempo que actuaran contra ellos, era algo que “estaba en el ambiente, al menos en España”, añade Maeztu.

Este viernes, el líder de la mayoría demócrata en el Senado de EE UU, Harry Reid, ha anunciado que retrasará el voto de la ley antipiratería, conocida en su versión de la cámara alta como PIPA, tras la presión de los grandes gigantes de Internet, como Google y Wikipedia y sin mencionarse ninguna relación con el caso de Megaupload. Reid informó de que retrasará la votación, programada inicialmente para el próximo martes, hasta que el Comité Judicial del Senado avance más en un acuerdo sobre la polémica medida. “Hemos logrado buenos progresos en los debates que hemos celebrado en los últimos días, y soy optimista en cuanto a que podamos llegar a un acuerdo en las próximas semanas”, dijo Reid en un comunicado. El debate sobre la ley SOPA en el Congreso ya había sido retrasado hace unos días.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s